Consejos para ahorrar en calefacción

Consejos para realizar una mudanza económica e integral
9 julio, 2019
¿Cómo contratar una alarma cuando te mudas a una vivienda nueva? 
11 julio, 2019

Consejos para ahorrar en calefacción

En el momento de realizar una mudanza a una vivienda nueva, instalar la calefacción  se convierte en el primer paso para disfrutar de los servicios básicos de electricidad y gas. Dependiendo de las dimensiones de la casa y del número de personas que residan en ella, en invierno te puedes llevar un buen susto en la factura de la calefacción

 

Para ello, te damos unos sencillos trucos con los que ahorrar en calefacción y contribuir a la eficiencia energética. 

 

Escoger el tipo de gas que más se ajuste a las necesidades 

 

Actualmente hay disponibles diferentes tipos de fuentes energéticas. La elección de una u otra viene determinada por tus necesidades de suministro: 

 

 

  • Gas propano: El gas propano es uno de los gases pertenecientes al grupo de los GLP (Gases Licuados del Petróleo) ya que son extraídos del proceso de refinamiento de esta mezcla de hidrocarburos. En la actualidad se distribuye en bombonas envasadas, de 11 a 35 kilos o a granel, a un precio de 11,59 euros y 61,5 euros respectivamente. También está disponible el propano canalizado

 

 

Su resistencia a temperaturas de hasta -44º sin congelarse hacen del gas propano la opción idónea para disponer de calefacción en zonas de frío. Si te vas a mudar a Teruel, Castilla y León o La Mancha, donde es frecuente que el termómetro marque negativo en los meses de invierno, te puedes plantear su instalación. 

 

 

  • Gas Butano: Al igual que el propano, el gas butano también forma parte de los mencionados GLP. Sus niveles de rendimiento y calor también son elevados, lo que lo convierte en una alternativa más que fiable para disponer de calefacción y agua caliente en tu nueva vivienda. A diferencia del propano, no se distribuye a granel, solo está disponible en bombonas de seis a doce kilos. Esta última tiene un precio en el mercado de 12, 17 euros. 

 

Si el gasto en la vivienda va a ser mínimo, con las bombonas de gas butano podrás disfrutar de calefacción durante todo el invierno. 

 

  • Gas Natural: El gas natural es el que proporciona calefacción a la mayoría de hogares españoles al ser el más económico y limpio. Está formado por una mezcla de gases entre los que sobresale el metano. 

 

En lo que respecta al coste, el precio del gas natural depende si está sujeto al mercado regulado, controlado gubernamentalmente, o al mercado libre, en el que son las compañías quienes determinan las tarifas. 

¿Hay alguna alternativa al gas para calentar el hogar? 

Asimismo, otra opción que se baraja muchas personas es disponer de calefacción eléctrica si en la vivienda no se va a realizar un consumo elevado. Por ejemplo, en Canarias, donde todavía no hay canalización de gas natural, muchos hogares disponen de calefactores conectados a la luz. 

Asimismo otro tipo de instalación que está cogiendo fuerza es la aerotermia, una energía renovable que te permitirá ahorrar en calefacción. 

El precio de instalar aerotermia es mayor que en el caso del gas, pero los expertos confirman que se puede amortizar en dos o tres años. 

Precios de los distintos tipos de energía 

Los precios de las distintas fuentes de energía presentan algunas variaciones: 

  • Calefacción eléctrica: 0,13- 0,14 euros el kilovatio hora (kWh) 
  • Gas propano: 0,14 euros/kWh
  • Gas butano: 0,08 euros/kWh
  • Gas natural: 0,05 euros/kWh

2- Mantener una temperatura constante en la casa 

La temperatura óptima para calentar el hogar es de 19 a 21º grados durante el día y de 15-17º durante la noche.  

Es importante para esa eficiencia energética que el termostato que regule la calefacción permanezca constante. Una subida o bajada brusca de los grados puede condicionar enormemente la factura final. 

3- Mejora el aislamiento de la casa y aprovecha las horas de luz 

La luz natural hace que la casa se caliente durante el día, evitando así poner la calefacción. Lo mejor es correr las cortinas, dejando que los rayos entren por las ventanas. 

Cuando llegue la noche, baja las persianas y deja todo perfectamente aislado para que el calor concentrado durante el día no se escape. 

En cuanto a la mejora del aislamiento, comprueba que las ventanas no tienen grietas. Si es necesario dale una capa extra de silicona a las juntas o las rendijas. 

Asimismo, una doble cristalera permite reducir hasta un 30% la factura de la calefacción y reduce en un 50% los escapes del calor residual. 

4- Cambiar de compañía de gas

De la misma manera que se puede cambiar de tipo de fuente energética para disponer de calefacción, también se puede hacer de compañía de gas

Antes de tomar una decisión tan drástica, lo mejor es comparar todas las tarifas de luz y gas que hay en el mercado y determinar cuál puede contribuir a tu ahorro. 

En lo que respecta al gas natural, estas son las mejores ofertas: 

 

Tarifa  Término fijo Término Variable 
Fórmula Gas 3.1 de EDP  4,27 €/mes 0,05399 €/kWh
One Gas de Endesa  4,25 €/mes 0,0559 €/kWh
Plan Gas Hogar de Iberdrola 4,36 €/mes 0,0631 €/kWh
Online Gas de Naturgy 5,00 €/mes 0,05531 €/kWh

 

 

 

 

Comments are closed.